martes, 12 de agosto de 2014

Un momento mágico

Estábamos en un mirador donde podía verse un paisaje majestuoso por su belleza, el cañón del río Mijares.

Nos encontrábamos casi a 2.000 metros de altura.
Solo se escuchaba el silencio peculiar de la naturaleza por la mañana.

De repente mi marido me dijo bajito, mira lo que viene por la izquierda, disfrútalo porque jamás tendrás una tan cerca.
Miré y me quedé quieta, asombrada y al mismo tiempo entusiasmada, el corazón se me paró por un instante.

Un águila real de un tamaño desmedido, que casi podía tocarla, seguro que mas grande que yo, sobrevolaba quizá a 5 metros de distancia tomando vuelo hacia las alturas.

En sus alas desplegadas totalmente, pude observar cada una de sus plumas, su color y lo que más me impresionó fue el ruido que hacía jugando con el aire sin aletear. 

Volaba libre, sin que le inmutase nuestra presencia.
Reina de su espacio, propietaria de su vida y gozando de libertad.

La belleza y el momento fue tan mágico que quiero compartirlo en mi blog.

Ahora comprendo como deben sentirse los animales en los zoos después de haber visto la libertad con mayúsculas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario