miércoles, 11 de febrero de 2015

Resumiendo, resumiendo.


Ha sido un año duro. Pérdida del ser que me dio la vida, tras una enfermedad larga y desbastadura.

Me enseñó a despedirse de la vida de una manera maravillosa, con mucho amor, tanto que no puedo olvidar sus últimos días. Jamás llegaré a su entereza, pero el tiempo que tenga por delante pienso dar lo mismo. Amor.

Dejando a parte el mundo, que está tocando fondo. Yo como individuo, pienso dar la otra mejilla con una sonrisa y no perder el tiempo ni energía por ideales ya olvidados.

Hubiera deseado un futuro mejor para mis hijos, va a ser que no. Me rindo en este asunto, pero en lo que no me rindo ni me rendiré es en querer, sonreír y abrazar si se tercia.

Mis pinturas irán conmigo allá donde vaya y con colores que desprendan luz, seguiré pintando. Intentaré llenar de armonía mi espacio que es el tuyo.

Mi presente os dejo, un presente que ya pasó y ahora intentaré crear otro si el tiempo me deja. Es una variable de la vida muy importante a la que le prestamos poca atención. Es primordial el saborearlo como si de un dulce pastel se tratara.

Voy a intentar crecer en mi espacio, en mi pequeño escenario y no voy a perder mas tiempo en los seres mezquinos que no lo merecen. Noticias de medios de comunicación que indican que estamos locos. Prepotencia en seres que dominan la sociedad. Siento desprecio por todos ellos. Mi espacio no lo van a contaminar aunque acabe como indigente. Me lo estoy pensando cuando he visto a un viejo amigo hoy. Siempre ha estado en un semáforo. Siempre lo veo en mis trayectos serios a Valencia. Unas veces en uno otras en otro. Es como si me anunciara algo. Hoy han sido buenas noticias.

Va por ti, amigo.

  




No hay comentarios:

Publicar un comentario