miércoles, 8 de julio de 2015

Mi querida trementina

Mi querida trementina.


Jamás supe que te volvería a encontrar después de 45 años.
¿Te acuerdas cuando me mandaba mi madre a la droguería, con una lista, en la cual estaban los siguientes componentes: trementina, aceite de linaza, tinte y barniz? 
Sabía perfectamente para que lo usaba. 
Mi madre era pulimentadora en la posguerra y, siempre que tenía ocasión, cuidaba sus muebles. Hacia un ungüento con todo aquello y con una especie de bola de tela, de un tejido especial, le daba a los muebles para que brillaran y estuvieran como nuevos.

Hoy me he acordado de mi madre y como no, de mi querido padre.
Desde ayer, en mis ratos, he pintado con el olor a trementina y a oleo. Tengo que agradecerles a ambos que me hayan traído recuerdos de cuando uno es niño y no tiene responsabilidades, ni si quiera, se pregunta si está bien emocionalmente.
Muchos pensarán, pobre niña, entre la trementina y la cola del ebanista de su padre iba arreglada para ir de botellón. 
Porque, mi padre era ebanista, y se traía faena a veces a casa. El olor a serrín, lo tengo todavía en la nariz. Cuando me pedía que sujetara con fuerza las piezas que acababa de encolar, bueno, me faltaba tiempo. Ummmm....¡qué bueno!

Pensándolo bien, ahora, ¿estaría para irme de botellón? Je, Je, Je. ¡Como pasan los tiempos!

Pues sí, son olores que confieso que me gustan. Traen con ellos muchos recuerdos y que caray, me resultan fascinantes.
El oleo es más suave.Te agradece esa poca trementina que le añades, para resbalar por el lienzo como tu quieres. Tú, contenta, le dices: "cómo disfrutas dando color con el pincel". El óleo es feliz deslizándose a sus anchas por el lienzo.  

¡Vamos!, que hoy me he montado una fiesta con la trementina, el oleo y sus colores, sin olvidar el lienzo. Se me ha pasado el tiempo volando, tanto que creó he sido abducida por algún extraterrestre.
Me tienen fichada, no va en broma. Me vigilan, lo sé, pero no tengo prisa en conocerlos.

Con toda esta historia de mis ratos tontos, os dejo lo que de verdad he pintado, mientras pensaba lo que os he contado.

Es una casa inglesa, pero a mi manera. Solo me he dejado llevar. 
Espero que os guste.


No hay comentarios:

Publicar un comentario