lunes, 31 de agosto de 2015

Inspiración en un maestro

¿Como mirabas las cosas? Con tristeza. Te ayudaban los colores para verlo todo más real. Te desahogabas de las frustraciones en las que pasamos por el día a día. 
Dime, maestro ¿Porqué te cortaste la oreja? 
Acaso te torturaban las realidades que te envolvían en sueños que no entendías y por consiguiente, te volvían loco.
¿Sabes que ahora eres famoso? Que cosas tiene la vida. Todo viene cuando ya no lo necesitas. Pero esa vida te hizo ser Van Gogh. Jamás hubieras pintado como pintabas, si tus realidades no hubieran estado turbias.
En tus pinceladas, gruesas, descaradas, inmensas de color y tu mirada, declaras un espíritu desgarrado.
No fue en balde tu vida. Estate contento. 
El arte, por derecho humano, es la forma de expresar como es el ser que habita en el cuerpo y tú eras bello, pero nadie lo supo ver, y creo que tú, tampoco.
Desde este mundo que dejaste loco y sigue más todavia, yo te saludo una vez más, y el cuadro que empiezo, te lo dedico. Espero que allá donde estés, notes un puntito brillar, ese puntito, soy yo.
Un beso.



2 comentarios:

Hector Carlos Reis dijo...

Hermosas palabras en homenaje al "pobre Vicente", un pintor maravilloso y precursor de la Pintura moderna. Gracias.

Carlota De Valencia dijo...

Gracias Hector Carlos Reis.

Publicar un comentario