sábado, 5 de septiembre de 2015

Un niño en el mar

Lo primero que piensas cuando oyes "un niño en el mar", sin más verbos, ni adjetivos; piensas que está jugando con el agua, que se acercan olas con poca fuerza y él, jugando con su cubito y pala.
Hoy ya no piensas en esta imagen.
Tras la guerra que sufre Siria, como en muchos puntos del mundo, Ese niño no está jugando.

Como madre, no puedo ponerme en los zapatos de nadie que ha perdido un hijo, y menos, con esta humillación y desaliento rozando la locura, y sin fuerzas para seguir con cordura el resto de la vida.


He pintado esta flor. En todo momento pensando en todos los hombres, mujeres y niños en busca, de paz para sus vidas. Esperando que alguien les ayude. Apelotonados en paradas de autobuses o metros. Sin nada que comer. Inimaginable. Que puede ser peor que abandonar a tu hermano en la miseria para llegar, a la muerte si cabe.


Tenemos el mundo enfermo y, no va a tener cura. 

Lloro por ello, y le mando esta flor a este niño, para que la lleve con todos los que están allí, por culpa de los vivos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario