miércoles, 28 de octubre de 2015

La fuente de la duda.

Vine a la fuente, me refresqué pero no me alivié.
Mis pensamientos no dejaban de atormentarme.
¿Era yo? No, ya no era yo.
¿Que pasó? ¿Donde quedó todo aquel amor y dicha?
Siento el agua como me despeja del calor, pero todo lo que ronda en mi cabeza no lo limpia.
Odio, resentimiento, ira ¿Como ha podido venir todo por sorpresa y por una rendija que me sorprendió?
No estoy preparada para nada y menos para esto, no puedo afrontarlo pues confundida estoy.
Mi Ser Superior tiene un plan para mí, lo sé. Tiene que ser así, nada pasa por nada, todo tiene sus motivos y todo tiene su explicación.
No he de tener prisa, seguiré viniendo a la fuente. Ella me aclarará lo que tanto anhelo cuando menos lo espere.
Las dudas se disiparán y yo volveré a encontrarme, sino en esta vida en la siguiente.
Pero no me negaré jamás al amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario