sábado, 28 de noviembre de 2015

Siento Amor

https://youtu.be/LcrAD3b_Z8Y

Mi testimonio.

Valor para seguir...
El seguir aprendiendo te dota momentos irrepetibles llenos de sabiduría aunque la vida va pasando.
Mi testimonio:
Ahora ya no es con lágrimas en los ojos. Tampoco con palabras que se dirigen a la boca con resentimiento e ira sin poder echar freno. Arrebatos incontrolados.
Callada y con sólo un pensamiento, continúo mis instantes siguientes más sosegada que nunca. Sigue Carlota, "sigue con serenidad", me digo. Actitud inteligente pienso, no sé hacerlo mejor.
Mi decisión está tomada, no destruir aquello que con tanto sacrificio y empeño puse en su labor. Ideales perdidos, pero debo recordarlos, identidad que no pierdo.
Simplifico el día, ahora esto, después aquello y sin darme cuenta empiezo a construir de nuevo. Que bello. 
Vivo solo por hoy, es mi lema favorito ¿para que expectativas?, me hacen daño. Pero mi derecho a soñar, jamás será arrebatado. Una soñadora que se implica con pasión a aquello que le gustaría que fuese y no lo es.
Gracias, por cada segundo que paso dando más crédito a nuestra energía vital. "La energía ni se crea ni se destruye solo se transforma". Esta afirmación me da paz.
Paso a paso, día a día voy siendo más auténtica con la ayuda de muchos pensamientos de mis semejantes. A ellos les doy también las gracias.
Y simplificando, mi siguiente paso es pensar en la comida que nos da la seguridad de seguir viviendo esta vida maravillosa.
Por hoy no pienses más...
Un abrazo.
Carlota.


jueves, 26 de noviembre de 2015

El faro

"Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres. Así la poesía no habrá cantado en vano."
"El amor envuelve mi vida, y la felicidad cobija mis sueños...
Pero aun no entiende el corazon, que el frio desaparece, cuando la vida esta llena de emociones inexplicables.
Y eso señores es el amor...."
Pablo Neruda


miércoles, 25 de noviembre de 2015

domingo, 22 de noviembre de 2015

¡Tápame los ojos!

Perdí mi rumbo espiritual.
Mi mundo emocional empezó a dar bandazos como sí estuviera en un coche de choque en una atracción de feria.
Sustos, alegrías desmesuradas, tristezas amargas.
Pensé y pensé.
La vida se transformó en un juego de supervivencia, en una presión diaria derivada del temor a vivir.
Nada parecía ayudarme.
Debo encontrar los ojos de mi alma. Ella jamás me engañará. Entonces pedí con fuerza ¡Cierra los ojos!
Pensé y pensé.
Acaso ¿nos creemos todo lo que nos dicen? ¿acaso nuestra perspectiva es la acertada de lo que vemos?
Influida por tantas cosas mi rumbo se pierde una y otra vez.
Entonces me vino a la cabeza algo que me ocurrió.
Alguien me dijo: "Déjame taparte los ojos" y me preguntó : ¿Que ves? 
Es cuando me encontré sola conmigo misma y me vi, sin cuerpo físico.
También me recordó que a medida que contacte con mi esencia... mi divinidad, el Universo me abrirá puertas... allanará mi camino... me enviará todas las señales que necesito cuando estoy perdida... me guiará hacia los destinos que realmente anhelo.

Sé que si persisto en estos pensamientos, lograré pensar que la vida es un sueño y que la de verdad, está dentro de nosotros, en nuestro interior.

Será cuando encontraré paz en mi alma y mis temores se disiparán. No tendré prisa por vivir, esperaré, me tranquilizaré. Todo llegará en su momento.

Gracias, por enseñarme el camino. Ahora meditaré, no se hacerlo mejor pero sí puedo ir educándome poco a poco.

Es difícil, amigos pero se puede conseguir o tengo fe de que sí. Se puede sanar emocionalmente.

Un abrazo muy fuerte. Es algo maravilloso abrazarse.




sábado, 14 de noviembre de 2015

Flores espachurradas

Un poco negativa e intentado crear un jarrón con flores espachurradas y llenas de pintura y color. Ala!!! sin miedo. A por todas. Vamos que voy de óleo hasta las cejas, no me acuerdo si he cenado.
Ha sido un día de luto para todo el mundo. Reflexión para muchos. Y yo, en mi casa haciendo lo único que sé hacer, pues eso, estar en casa con los peludos y pintar de paso. Es una liberación por lo menos. El pincel para mí, es como la espada para el espadachín.


jueves, 12 de noviembre de 2015

Recreación de "Baco Joven" de Joaquín Agrasot

Ingresa en Museo de Bellas Artes de Valencia con el título de Estudio del natural por donación de su viuda Emma Zaragoza e hijo en marzo de 1919 junto a su Autorretrato fechado en 1887 (legajo nº 164),

Por la correspondiente acta de donación, sabemos que este desnudo conservado siempre en su domicilio de Valencia, era una obra “que e! maestro tenía en gran estimación”.


martes, 10 de noviembre de 2015

Amor verdadero

Para alguien en especial.

Los Agapornis, inseparables o pájaros del amor deben su nombre a sus fuertes vínculos de pareja, ya que el macho y la hembra pasan mucho tiempo juntos, son compañeros inseparables y con frecuencia se arreglan las plumas uno al otro.

Su carácter es vivaz, alegre, juguetón, cariñoso y sociable. Sus patas son altamente versátiles y las utiliza como pies y como manos.
¡¡En la próxima vida me pido ser Agapornis!!


domingo, 1 de noviembre de 2015

El hombre del traje gris

Estábamos jugando como siempre en la playa.
Nos hicimos con periódicos sombreros de piratas y ramas, cañas y unas cuerdas que traía el hermano mayor de mi amigo Víctor, construimos algo parecido a una barcaza.
Nos lo pasamos genial. Yo era la encargada de curar a los heridos, eso sí, si alguno le regalaba un caramelo me dejaba ser pirata por un ratito.
Siempre igual, y cuando jugábamos al ajedrez, me tocaba siempre jugarme una canica o un chavo.
Lo malo de jugar con chicos era eso, que tenías que darle a cambio algo pero era más divertido que jugar con chicas. ¡Que caray! Valía la pena.
Les gustaba tenerme en la pandilla porque les aportaba algo de imaginación para crear historias y jugar como si de un cuento se tratara.
De repente sonó, un gran trueno y una brisa algo más intensa y húmeda empezó a venir desde el mar.
Recogimos rápidamente y cuando nos dirigíamos al sendero de regreso a casa, vimos una figura extraña. Era como un espejismo, desaparecía y aparecía. Un hombre vestido de traje gris se acercaba hacia el mar. Llevaba un paraguas y andaba muy erguido. Lo que le rodeaba se veía como borroso.
Nos quedamos perplejos y quietos, unos con miedo y otros con cara de sorprendidos.
Se metió en el agua, y poco a poco fue hundiéndose en las aguas como si nada, hasta que el paraguas desapareció.
Enmudecidos, nos miramos. No supimos expresar aquello que vimos. ¿Sería nuestra imaginación?
Desde entonces, los hombres con trajes grises no me gustan.
Pasó el tiempo y lo olvidamos, todos tomamos aquello como parte de nuestra imaginación. Aunque yo sé que hay una historia real de aquello que vimos.
Cosas mías.

Recreado en una fotografía de Saul Landel, artesano de montajes visuales donde la imaginación no tiene límites, he pintado esta obra al óleo, espero que os guste.