martes, 29 de diciembre de 2015

Ideales rotos

Siempre pensé que los ideales eran para tener una guía, un modelo de vida, una forma que elegías para ti y los tuyos y a continuación andabas hacia ellos.
Hay ideales y modelos a seguir en todos los conceptos de la vida que puedas imaginar.

Soy demasiado confiada, no me di cuenta que esto tiene trampa. Sí, tiene trampa. He vivido lo suficiente para darme cuenta que los ideales giran alrededor de ti, pero no son buenos guías.
Y ¿sabéis por qué? porque nos vamos transformando en cada década que vamos superando y los supuestos ideales también cambian su forma y se vuelven difusos.

Vivimos en un vehículo físico al que le llamamos cuerpo humano. Resulta que este vehículo aparte de ser bastante complejo y perfecto en su funcionamiento, tiene un problema y es el siguiente, es bastante vulnerable y tiene fecha de caducidad.

Esto último, parece preocupar a mucha gente. A mí no. Doy fe de ello. En mi tiempo de instructora deportiva me lo demostraban en el 99%, las carencias emocionales se suplían con la necesidad de estar bien de cuerpo aparente, aunque cuando acabara la clase rápidamente se encendían un cigarrillo. Yo soy de las que pienso y mantengo que "cuerpo sano mente sana", pero la gente confunde el mensaje. El mensaje nos explica que debemos cuidar nuestro vehículo para tener calidad de vida y la mente es la que a su vez, debe enriquecerse, lograr la paz y sonreír en este sueño, la vida.

Tengo a veces la impresión con las personas de mi alrededor que no nos terminan de conocer de verdad. Suele pasar cuando vienen esos comentarios que te demuestran muchas veces que se equivocan porque te lanzan juicios a tu manera de pensar o hacer. 

Pero yo voy más lejos ¿nos conocemos nosotros mismos?
No lo creo. Creo que montamos una historia alrededor nuestro. Nos convencemos de que somos de una u otra forma de ser y sin más, nos dirigimos hacia ese objetivo. Importante por supuesto, a veces, hasta la vida te va en ello. Que lástima ¡Cuanto sufrimiento!

Continuo por una sencilla razón, necesito escribir sobre ello, puesto que mi vida ha estado condicionada a un ideal y ese ideal se a roto en mis manos, como cuando un vaso de cristal se resbala de ellas y recibe un duro impacto contra el suelo ¡Zas! Cristales por todas partes.


Acabo de asesinar mi matrimonio de 36 años juntos, 7 como pareja y el resto oficialmente casados. Es decir, mi adolescencia se encarriló con el ideal de la familia feliz y nietos y etc... por lo menos esa era la idea, el ideal, la creencia, el programa.
Pero ha pasado lo que tenía que pasar. Todo escrito parece ser. El plan del Universo para mí.

Aunque mi corazón está añicos y mi mente divaga entre tantas inseguridades, voy a poner toda mi entereza y sacar valentía para salir de esta laguna. Llena de frustraciones y con el alma herida grito ¡¡¡lo conseguiré!!! 

De pequeña un profesor ante el resultado de un examen me definió como idealista. Se sorprendió un poco porque era demasiado complejo. Esto me indica que no soy culpable de nada. Que los ideales son marcas en la piel que nos dirigen por senderos dándonos una identidad no cierta.


¿Somos complejos? Sigo creyendo en el ser humano, pero somos muy problemáticos. El espíritu individual es muy difícil de trabajar y más en una sociedad donde todo va en función de las posesiones, intereses, juicios, carencias...

El progreso nos lleva a la destrucción. Todo es una mentira.
Estoy triste, esa mentira me ha confundido.

No hay príncipes ni princesas, la vida no debiéramos tomarla como una obligación de vivir en ella por algo. La vida es algo más, es prepararte para lo que después viene.

Sé que tenía que pasarme. Soy de las que pienso que pertenezco a un plan, y para ese plan soy importante, y todo lo que vaya sucediendo es porque está escrito. Ese es mi sentido de la vida, ahora.

Debiéramos cuidar nuestra mente, nuestra alma y preguntarnos antes que es lo que somos, para poder acercarnos a lo espiritual del Universo. El Universo nos une. Somos participe de algo importante. No tiene sentido, si no es así. Como es posible que exista. Tantas estrellas, tantas galaxias, agujeros negros, fenómenos de composiciones químicas inmensamente infinitas para nuestros humildes ojos. Es celestial, es algo mágico, es la energía de la cual pertenecemos.


Estoy contenta, porque ahora podré dedicarme a pensar en todo ello. Me sentiré entonces princesa y sobre todo libre. Como ser humano he hecho todo lo que he sabido hacer. Formé la familia, por ello me siento bendecida. Todo a terminado como tal y ha sido todo un aprendizaje. Pero hay que seguir.

Ahora a parte de sobrevivir, indagaré más en cuidar el alma. En la fuerza que nos une y sobre todo que hay dentro de nuestro ser.
Deseo ponerme al servicio del aprendizaje espiritual y llevar el mensaje, de que lo que importa en la vida, es el sentido, la mente, nuestro ser y cuidarnos como tesoros del Cosmos porque somos energía. Luz.

Un abrazo y sigamos creciendo.










sábado, 26 de diciembre de 2015

Ego

Mi estado de la consciencia ha estado sometido desde mis recuerdos más viejos a situaciones que yo misma he creado. 
He dejado pasar lo que yo he querido que pasara. No puedo culpar a nadie de lo que me he dejado hacer para lastimar mi ser.
Yo soy responsable de mi vida en este mundo.
He leído historias de otros seres escritas por novelistas que documentados, logran escribir historias fascinantes dejando llevarme por la imaginación.
He leído libros de autoayuda para contar con alguna guía a parte de los consejos, algunos de buena voluntad.
Así y todo, siento que he creado un capullo y ando dentro reconstruyendo la personita que algún día fue. Estoy distorsionada y no pienso con claridad. Deseo abrazar a personas que sufren y ponerme de su lado en la vida para salir adelante. Me siento feliz ayudando, es la única forma que veo luz.
Entonces, esto me lleva a la conclusión que el ayudar al prójimo es donde está la verdadera felicidad y, la única salida a el mal.
Cierto, quería aislarme y reflexionar que hacer en los siguientes pasos. Pero me he dado cuenta en el amanecer que es distinto cada día. Doy gracias, estoy conociendo a seres donde sólo les importa lo que se siente. Que las personas se las ve como son y no por donde están. Cada vez soy bendecida porque sin buscarlas, las encuentro mostrándome como soy.
Vulnerable, puede, inocente también. Pero es lo que voy a buscar a partir de ahora. Personas que aprecian los sentidos, sentimientos y cordura en todo ello.
Ya no tengo miedo, sé lo que no quiero.
Doy mil gracias por aquellas personas que te dan ese apoyo generoso, sin nada a cambio.
Te hablan sin consejos, te dan tu tiempo y te abren los brazos.
Gracias sobre todo aquellas personas a las que he herido y disculpas por el daño causado. 
Desde hoy, trabajaré mi ego para que se limpie de impurezas y muestre la verdadera persona que soy.




sábado, 19 de diciembre de 2015

Lo que fue y no pudo ser.

Qué fácil es encajonarse en un rol en el trabajo, en mi caso "ama de casa". Qué fácil es asignarse roles para los demás, que fácil es dejarse querer cuando alguien coge esta dicisión. 
A veces, esto es necesario, apropiado y conveniente. Esto se suele necesitar para que la armonía reine en un hogar y crezca, a veces ocurre que listillos saben esconderse de las obligaciones para con la armonía del rol familiar, pero se les llega a perdona. Que se le va hacer.
La decisión es importante, porque sin querer te conviertes en lo que no querías.
Un pilar que se ha ido formando según has ido viviendo la vida de los demás (tu familia) pero al mismo los aposentos de tu castillo, donde tú eres la reina, te das cuenta que eso no era lo que querías en realidad, porque todo se ha distorsionado.
Pero también podemos dejar que brille nuestro ser a través de este rol. Es quizá aquí cuando llega un final inminente por que lo que se hace por amor y no se paga con amor como condicionante muchas veces, es decir, se olvida pagarlo, y es ahí cuando acuden las frustraciones y es cuando te sientes avasallada. Entras en la duda de tu ser. A veces la pregunta es ¿porque te dejas que se te avasalle? mi respuesta es siempre la misma, por amor. Pero existe el cansancio y aparece como un latigazo, la negación.
El alma se cansa, el tiempo pasa y ya no hay remedio. Haces esfuerzos para combatir esa negación que te inunda. Deseas brillar porque descubres que simplemente te necesitan (no te quieren) te necesitan. Si, el amor, está, ¿como no? pero ha habido una transformación. No es preciso que ocurra en todos los seres de aquel ideal que llevaste acabo con tanta ilusión como sí de una empresa se tratara.

Creo que una persona que se deja la piel por los suyos para recibir, respeto, amor, consideración es el regalo mayor que una persona puede obtener.
Sin embargo hay un punto sin retorno, es el cansancio. Es la necesidad de ver en el espejo aquella persona que decidió por primera vez amar por un sueño y este se esfumó en su fase final, porque la soledad acecha, tu agotamiento te impide dar un paso más. Necesitas quererte y descubrirte. Olvidaste por un tiempo que existías.
Cuantas almas habrán dado todo en una vida de 26 años, se preparan para recoger frutos, y se dan cuenta que en el horizonte, no hay nada para ellas. No por favor, no mal entendáis. No queda nada para ellas, nada, solo obligaciones y cada mañana buscar una escusa para seguir hacia adelante, porque no hay nada para ti. El pastel se ha terminado y te descuidaste en no dejar un trocito para comerlo serena y tranquila llena de felicidad.
Hoy es día de reflexión para el país, mi querida España. A veces te comparo como un hogar. Con miras de proporcionalidad podría ser lo mismo.
Solo deseo no morir con mal sabor de boca.
Pido con todas mis fuerzas quererme porque soy única, no hay nadie como yo y esto, lo digo por todo el mundo. Todos somos únicos, todos debemos querernos hasta tal punto que la paz y el entendimiento sea el único lenguaje.

Llorar, no sirve de nada, solo te empequeñece.
Deseo valor para crecer y que el raciocinio reine entre nosotros.
No me cansaré de soñar.

Fotografía de Saul Landell